chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

sábado, julio 03, 2004

Fragmento de 'Silla en la vereda'

"Llegaron las noches de las sillas en la vereda; de las familias estancadas en las puertas de sus casas; llegaron, las noches del amor sentimental de "buenas noches, vecina", el político e insinuante "¿cómo le va, don Pascual?". Y don Pascual sonrie y se atusa los "baffi", que bien sabe por qué el mocito le pregunta cómo le va. Llegaron las noches...Yo no sé qué tienen estos barrios porteños tan tristes en el día bajo el sol, y tan lindos cuando la luna los recorre oblicuamente. Yo no sé qué tienen; que reos o inteligentes, vagos o activos, todos queremos este barrio con su jardín (sitio para la futura sala) y sus pebetas siempre iguales y siempre distintas, y sus viejos, siempre iguales y siempre distintos también. Encanto mafioso, dulzura mistonga,ilusión baratieri ¡qué sé yo qué tienen todos estos barrios!; estos barrios porteños, largos, todos cortados con la misma tijera, todos semejantes con sus casitas atorrantas, sus jardines con la palmera al centro y unos yuyos semiflorecidos que aroman como si la noche reventara por ellos el apasionamiento que encierran las almas de la ciudad; almas que sólo saben el ritmo del tango y del "te quiero". Fulería poética, eso y algo más.Algunos purretes que pelotean en el centro de la calle; media docena de vagos en la esquina; una vieja cabrera en una puerta; una menor que soslaya la esquina, donde está la media docena de vagos; tres propietarios que gambetean cifras en diálogo estadístico frente al boliche de la esquina; un piano que larga un vals antiguo; un perro que, atacado repentinamente de epilepsia, circula, se extermina a tarascones una colonia de pulgas que tiene junto a las vértebras de la cola; una pareja en la ventana oscura de una sala: las hermanas en la puerta y el hermano complementando la media docena de vagos que turrean en la esquina. Esto es todo y nada más. Fulería poética, encanto misho, el estudio de Bach o de Beethoven junto a un tango de Filiberto o de Mattos Rodríguez. Esto es el barrio porteño, barrio profundamente nuestro; barrio que todos, reos o inteligentes, llevamos metido en el tuétano como una brujería de encanto que no muere, que no morirá jamás" [...]

Roberto Christophersen Arlt, Aguafuertes Porteñas, 1935

Etiquetas:

9 Comments:

At 5:13 p. m., Blogger Cassandra said...

Precioso, una magnífica postal de un típico barrio porteño o al menos se corresponde con la imagen que tenemos los del interior de Buenos Aires.
¿Te molesta si te hago propagan?
Sigo esperando tus producciones

 
At 5:17 p. m., Blogger Cassandra said...

Precioso, magnífica postal de un típico barrio porteño, o al menos se corresponde con la imagen que los del interior tenemos de Buenos Aires.
¿Te molesta si ta hago publicidad? (después arreglamos por cuanto)
Sigo esperando tus producciones.

 
At 7:00 p. m., Blogger Cassandra said...

Este es el tercer comment que dejo acerca de este post, espero que esta vez por fin salga, la tercera es la vencida.
Espléndida postal de un típico barrio porteño, o al menos coincide con la imagen que los del interior tenemos acerca de Buenos Aires.
Che, ¿te molesta si te hago propaganda? (después arreglamos cuentas)
Sigo esperando tus producciones.
Au revoir

 
At 7:30 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Tengo la versión entera de este aguafuerte para el que le haya gustado, si la quiere me avisa que se la mando

Cassanda, no sé que pasa que no podés comentar, pero yo no tengo problemas

 
At 7:36 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

No me molesta que me hagas propaganda, quiero que lo hagas (Después arreglamos el precio si, nada gratis en este blog querida...)

Para mi es una típica imagen de Barrio Porteño de principios de siglo pasado, un retrato anacrónico y casi inexistente. Los Buenos Aires que recibieron a mis abuelos y que los departamentos y la macrociudad con sus rascacielos y modernismos se devoró

 
At 7:44 p. m., Blogger Cassandra said...

lástima, por ahí en Tucumán debés en cuando te cruzás barriecitos que responden a algunas de esas características. No es lo común, pero sí existen. Ventajas de las pequeñas ciudades.

 
At 7:53 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

En algunos barrios del gran Buenos Aires, es decir el conurbano, donde yo vivía, todavía se ven cosas así. Pero parecen imágenes de otros tiempos que se están extinguiendo.

Soy insoportable y gramáticamente correcto y cuando veo una falta de ortografía me enardezco bastante. Se dice "de vez", no debés!!!

 
At 4:24 a. m., Blogger Peperina said...

Linda imagen, de verdad... Y puede ser que hoy esté un poco (muy) desvirtuada pero sin embargo uno camina por esas calles hermosas y no puede evitar sentir que ama Buenos Aires. Que lo esencial, esa sensación de que en Buenos Aires pueden pasarte las cosas más... más poéticas, estéticas, más preciosas, sigue estando. Por lo menos a mí me pasa, yo vivo buenos aires en cámara lenta, la camino y la disfruto y la magia está, está y como bien dice Arlt “no morirá jamás”.

 
At 2:17 p. m., Blogger Cassandra said...

Perdón por el errorcito, a mí también suelen agarrarme ataques cuando los leo y soy bastante exigente para conmigo, sólo que tengo tendencia a escribir cómo hablo, en especial si tengo un teclado enfrente. No vuelve a suceder, o al menos no por propia voluntad.

 

Publicar un comentario

<< Home