chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

sábado, marzo 19, 2005

Bebo de noche



Viernes por la noche, festival de Jazz de Tarragona, la decimosegunda edición de Dixieland. Don Bebo Valdés, -para los que no tienen el honor de conocerlo: gran pianista cubano, inventor de la batanga-, se presentó en el Teatre Metropol como la gran estrella del certamen.
Don Bebo y sus 87 añitos desfilaron en el escenario y no decepcionaron a nadie. El concierto fue delicioso. En el aire, flotó toda la noche una condensación suprema de música africana, americana y europea: el mestizaje total en sólo diez dedos. Durante las casi tres horas, la nostalgia por La Habana se hizo eco. Mucha habanera, mucho son, mucha rumba y mucho jazz. No faltó una interpretación instrumental de «Lágrimas negras», con un contrabajista vasco encargado de la línea melódica, que estuvo bárbaro. No faltó un homenaje brillante a George Gershwin, ni tampoco faltó la interpretación de una hermosa y vieja canción de un músico cubano del s. XIX, hijo de catalanes inmigrantes. Hasta se dio el lujo de tocar dos obras clásicas y despedirse bailando un mambo. Inolvidable. ¡Gracias, Bebo!

Etiquetas:

1 Comments:

At 1:13 a. m., Blogger ficcionalista! said...

¡Qué envidia, Chiquilín! ¡Qué envidia!

 

Publicar un comentario

<< Home