chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

miércoles, septiembre 13, 2006

No Direction Home

See now, a bunch of years from now all these people, all these assholes... are gonna be writing about all the shit I write. I don't know where the fuck it comes from. I don't know what the fuck it's about. And they're gonna write what it's about.

Ahora que soy un estudiante ocioso y consumista que trabaja sólo los fines de semana, despilfarro mis ahorros en disquerías y librerías. Mi última adquisición fue No Direction Home, la última película de Martin Scorsese, el documental biográfico sobre Bob Dylan.

Tiene cosas que no me gustaron mucho. No profundiza sobre su relación con la literatura ni con el cristianismo. De las influencias poéticas, sólo Kerouac y Rimbaud son mencionados, y en ningún momento se habla sobre la candidatura a Premio Nóbel de literatura ni de la fugaz conversión al cristianismo por unos años. La carrera musical de Dylan desde 1967 hasta la actualidad brilla por su ausencia. Una verdadera lástima. Creo que cualquier freak suyo exigiría ver una segunda, tercera y cuarta parte, como los Anthology de los Beatles, que cubra los setenta, ochenta, noventa y estos últimos años. Cuatro horas de documental para cubrir los intensos años sesenta son muy jugosos, pero me falta que me hablen de la letra de «All Along the Watchtower» , del disco Desire del 76, del MTV Unplugged del 94, de la relación con los Beatles, con los Rolling, con Hendrix, con Clapton, con las drogas. Ahí Scorsese estuvo flojo.

Por otro lado, tiene videoclips y fragmentos de recitales que están buenísimos. Lo mejor, creo, es cómo retrata la relación de Dylan con los periodistas, su público y los intelectuales de su tiempo: una generación que no lo entendió, que se quedó con el cantautor de protestas de guerra y no llegó a apreciar lo más allá que él estaba de los años sesenta y la guerra fría, que no pudo disfrutar algo tan mágico y brutal como el disco Highway 61. Dylan habla, pero también hablan los que lo rodeaban: sus músicos y sus amigos escritores. Su relación con Joan Baez también se ve profundamente explorada por ambos. A pesar de que se queda corto, vale mucho la pena verlo.


1 Comments:

At 8:19 p. m., Blogger Andy said...

Lamento disentir amigo Fabri, pero a mi me parece que el documental, tal y como quedó, es perfecto. La idea de scorsese no era explorar toda la obra de dylan sino ese momento en el que se situó, sus inicios, su llegada a la escena, la atmosfera vibrante del harlem a inicios de los sesenta, la forma en que el artista evolucionó y dejó atrás las que fueron sus políticas mas inamovibles en algún momento. Estoy seguro que scorsese consideró que ese inicio y esa transición constituyeron los momentos más ricos y mas brillante de dylan como artista, y creo que la mayor parte del público también lo considera así. Scorsese hace énfasis en el contexto, en los videos del movimiento folk de la época, en la atmósfera política, y si no hizo tanto énfasis en las influencias literarias de dylan es porque el artista, a mi modo de ver, no era tan realmente intelectual como muchos lo quieren ver.

Depronto algún día nos regalará No direction home II.

 

Publicar un comentario

<< Home