chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

miércoles, abril 19, 2006

Lázaro, levántate y anda

Polonius. What do you read, my lord?
Hamlet. Words, words, words.

Leída la bibliografía, ahora hay que escribir. ¿Por dónde se empieza? ¿Alguien sabe?

10 Comments:

At 4:03 p. m., Blogger tusitala said...

¿Ya probaste el "Había una vez..."?

 
At 5:09 p. m., Blogger Seb said...

no sé, llevo casi un año intentando saber por dónde empezar---

 
At 5:14 p. m., Blogger Ca said...

Yo tengo una fórmula standard, que no es una genialidad ni mucho menos, pero rinde.
Se empieza con una frase de contextualización: En el siglo tal y tal, se desarrolló tal y tal cosa, que desembocó en tal y tal otra. Mientras que por otro lado, tal y tal, influyó en el devenir de tal y tal.
Una vez armada esta frase hay que poner la cláusula legal necesaria: (...)Esta trabajo pretende echar un haz de luz sobre tal y tal.
Luego hipótesis.
Luego: lo que verdaderamente querés decir; protegido por la cláusula anti pretensiones de grandeza y un breve puesta a punto del evaluador.

 
At 7:06 p. m., Anonymous Melquíades said...

Jejeje. En cuanto lo sepas, avisáme. =P

 
At 8:23 p. m., Blogger Laumagog said...

Yo de ti procuraría no repetir lugares comunes, sino ir de cara a aquello en lo que crees que estás aportando algo nuevo o distinto, y eso exprimirlo y desarrollarlo al máximo. Claro que también depende mucho de quién te va a evaluar...

 
At 5:47 p. m., Blogger Marlou said...

Visita esta página, a lo mejor encuentras alguna idea que te sirva:http://sindarin.upf.es/cr/casacd/index.html

 
At 7:03 p. m., Blogger Ling said...

Sentarse frente a la máquina dos o tres horas, mientras todo el desarrollo del trabajo que está clarito, clarito en la mente se va diluyendo sólo por no encontrar la frase introductoria.

Viajar en el subte, hora pico, sin poder moverse y con la bendita introducción en la punta de los dedos... claro que sin poder despegarlos del coso para sostenerse.

Salir a la superficie y olvidarse de todo.

Volver a sentarse dos o tres horas pensando en cómo empezar.

Pero a usted ya se le va a ocurrir algo.

 
At 4:19 a. m., Blogger mer said...

Ni idea.
Lo que más disfruté de terminar Letras fue poder nuevamente terminar un libro y devolverlo a la biblioteca sin tener que escribir nada al respecto.

 
At 12:02 a. m., Blogger Laumagog said...

¿Y no nos contarás cómo acabó -o cómo empezó, al menos- la redacción del escrito?

 
At 1:31 a. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Todavía no empezó. *Qué* vergonzoso. Hay reunión en el despacho con la profesora esta semana. Seguiremos informando.

 

Publicar un comentario

<< Home