chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

domingo, mayo 07, 2006

Antología de Sonetos Grossos II

Mientras por competir con tu cabello
Oro bruñido al sol relumbra en vano,
Mientras con menosprecio en medio el llano
Mira tu blanca frente al lilio bello;

Mientras a cada labio, por cogello,
Siguen más ojos que al clavel temprano,
Y mientras triunfa con desdén lozano
Del luciente cristal tu gentil cuello,

Goza cuello, cabello, labio y frente,
Antes que lo que fue en tu edad dorada
Oro, lilio, clavel, cristal luciente,

No sólo en plata o vïola troncada
Se vuelva, más tú y ello juntamente
En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Luis de Góngora y Argote

Etiquetas:

10 Comments:

At 10:12 p. m., Blogger Laumagog said...

Esto ya es otra cosa. A ver, el soneto de Sabina no estaba mal, pero... simplemente eso, "no estaba mal". Esto ya es otra cosa. Esto es Arte, con mayúsculas. Ahora, si quieres que se nos erice la piel, el soneto grosso-III debería ser "Amor constante más allá de la muerte", de Quevedo. ¿No te parece? (bueno, es una opinión, sólo eso...) ¿Qué opinas?
(Por cierto: me encanta esta sección antológica de sonetos.)

 
At 11:09 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Sí, es cierto. No son comparables Joaco y don Luis.

Me reservo el primer verso del soneto grosso-III. Aunque el de Quevedo está entre los antologados también.

Saludetes.

 
At 1:37 a. m., Blogger mer said...

Yo estoy en contra de eso del "Arte con mayúscula". ¿Quién decide cuándo es con mayúscula y cuándo no? Espero que no sea la misma institución que suele regularnos las reglas ortográficas.

 
At 2:24 a. m., Blogger Laumagog said...

Bueno Mer... efectivamente, hay tantas opiniones como personas, pero también es cierto que no es comparable la calidad de un soneto y la del otro. Además, yo indiqué que se trataba de mi opinión. No obstante, me ratifico: considero, pese a quien pese, que el soneto de Góngora es arte y el de Sabina es sólo artesanía. Y que conste que me gustan mucho sus canciones, pero si nos ponemos a valorar las letras desde el punto de vista meramente literario, se mire por donde se mire, no hay color. Y Sabina mismo lo dice, lo admite: se considera un aprendiz de poeta.
Y no, esto no tiene nada que ver con las reglas ortográficas, en esto la RAE es una institución bastante paquidérmica.

 
At 6:43 p. m., Blogger mer said...

A mí me parece que sabina hace arte (con mayúscula o con minúscula, da igual)

Es fácil decir que Góngora es Arte porque está consagrado en el Canon desde hace quinientos años.

Pero si le pongo dos poetas ignotos actuales, ¿podría decirme solo basándose en los textos mismo cuál es artista y cuál es artesano?

 
At 11:33 p. m., Blogger Laumagog said...

A ver, Mer: no tenía ninguna, ninguna intención de entrar en polémicas, y mucho menos contigo por culpa, o gracias, a un cantautor al cual admiro, del cual me sé sus canciones y al que sigo desde hace años -como casi todo el mundo en este país con un mínimo de sensibilidad y buen gusto-, pero de todas maneras no puedo evitar discrepar contigo en varios puntos, aunque, todo sea dicho, estoy convencida de que si discutiésemos de este tema en persona muy probablemente encontraríamos más puntos comunes de aquellos de los que discreparíamos.
No obstante me veo en la tesitura de indicarte aquellos aspectos en los que no estoy de acuerdo contigo, y son los siguientes:
a) Tú sostienes que el poema de Sabina es arte. Yo, artesanía -cuidado: hablo del poema, no de sus canciones-. Cabría delimitar la frontera entre ambos. Nos llevaría muy lejos. Este punto de discrepancia creo que mejor lo dejamos aquí porque puede llevarnos a acabar discutiendo acerca del sexo de los ángeles.
b) Góngora no está en el canon desde hace 500 años. Góngora, si hubiera estado en el canon, lo estaría desde hace menos de 400, y tampoco sería cierto, porque su estela decayó con el Neoclasicismo y lo rescataron, como bien debes saber y es harto conocido, la generación de poetas-profesores del 27. A partir de allí Góngora volvió al canon para no dejarlo. Y no creo que nadie se atreva a bajarlo de él.
c) Si me propones dos poemas de dos poetas "ignotos" -es decir: no conocidos, que están empezando, que no están reconocidos- y actuales, la cosa se quedará en un juego, porque se tratará de dos poetas que no conocerá nadie, de dos poetas que están comenzando a escribir y que, por tanto, tampoco están en el canon, de modo que será tu opinión contra la mía. Eso no servirá para nada, creo yo. Nadie nos podrá dar ni nos quitará la razón. ¿De qué servirá? ¿A qué nos lleva todo esto? Si lo que quieres demostrar es que sólo me baso en un nombre para realizar un juicio de valor lo más adecuado sería que escogieses el texto de un poeta reconocido sin indicar quién es el autor. Y otro texto de alguien que no haya sido reconocido por la crítica. Pero fíjate: incluso si así lo hicieras todo esto no dejaría de ser un mero juego de opiniones. Porque si te fijas, desde el principio yo indiqué que lo que yo afirmaba no dejaba de ser una opinión: la mía, y que cualquiera podía o no podía estar de acuerdo conmigo. Sin problemas.
Ahora, si te hace ilusión, escoge dos textos, pero ya te digo: siempre será una mera confrentación de opiniones y de valoraciones estéticas. No obstante, si quieres hacerlo, por mí de acuerdo. No tengo ningún problema en aceptar tu reto.

 
At 12:03 a. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

A la pelotita.

Payada literario-cibernética. ¿Qué dirían los gauchos al respecto?

 
At 12:07 a. m., Anonymous Anónimo said...

No se que dirian, pero si sabes que puedo llegar a decir yo..
ZZZzzzZZZ
jajaj
besos primo te extraño...

 
At 4:02 a. m., Blogger mer said...

no era mi intención hacer que se viera en ninguna tesitura, pero ya que me contestó le contesto.

a) está bien, no discutamos eso.

b) será harto conocido pero yo tenía idea de las entradas y salidas de Góngora al canon. Mis conocimientos enciclopédico-literarios son limitadísimos.

c) Nunca tuve la intención de proponerle un reto. Era una forma de decir que es mucho más fácil consagrar a alguien como Artista basándose en su prestigio a lo largo de los años que en su real calidad como escritor (o pintor, o compositor o lo que sea)

 
At 8:23 a. m., Blogger Laumagog said...

- En eso (punto c))estamos completamente de acuerdo. E imagino que también estarás de acuerdo conmigo en que tampoco es fácil sostener cuando a una no sólo le encantan las canciones de Sabina, cuando estas le han amueblado los últimos diez años de su vida y etcéteras, que sólo le consideras un artesano de la poesía. No es fácil. Pero si lo afirmo es porque creo que ante todo se tiene que ser fiel con uno mismo.
- Respecto al punto b), todo el mundo tiene derecho a equivocarse, creo yo, aunque hay algunos equívocos bastante flagrantes. Voltaire despreciaba el Hamlet. Zola, Las flores del mal. Carlos Barral arrinconó el manuscrito de Cien años de soledad y no quiso publicarlo... Nobody is perfect.
- Pues nada, dejemos el reto para mejor ocasión. Fabri, habrá que volver a envainar los cuchillos literario cibernéticos de la payada. Dile al bueno de Jorge Luis que puede seguir descansando tranquilo en Suiza, que no hará falta que reviva para narrar la crónica del evento.
(De todas maneras ha sido un placer "polemizar" contigo, Mer. No me tomes mucho en serio, de todos modos. Piensa que, pobre de mí, tengo un defecto gravísimo: no me gustan los gatos, algo que trato de subsanar con dosis de Drexler, Cortázar, Borges, Lennon, y otros artistas con J. o sin J. en el nombre... qué se le va a hacer).

 

Publicar un comentario

<< Home