chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

domingo, marzo 23, 2008

Águas de março

É a chuva chovendo,
é conversa ribeira
das águas de março,
é o fim da canseira

Estas aguas de marzo no cierran ningún verano como las de la canción. Más bien despiden un invierno mediopelo en cuanto al frío tibio que azota esta Península, como de costumbre estos últimos años. La vuelta a Buenos Aires después de casi cuatro años de ausencia es arriesgadamente emotiva e intensa para cualquier estabilidad emocional. Nada grave ni muy diferente al anterior regreso del 2004. Un poco de eso que los tangueros llaman nostalgia irremediablemente porteña. Los portugueses podrán jactarse todo lo que quieran de la exclusividad de su saudade. A su lado es un poroto. La vuelta trajo la certidumbre de que en algún momento u otro habrá que regresar para quedarse, al menos, por un tiempo. Para sacarse, al menos, una espina clavada hace mucho tiempo.

El regreso de Buenos Aires resultó un propulsor de vida nueva. La beca de la biblioteca de la facultad pasó al historial del currículum. Pasé a ser un numerito más en una empresucha explotadora de estudiantes universitarios, que tiene el monopolio de los contratos con las instituciones culturales de Barcelona. Me explotan menos que antes, eso sí. La meta era volver a llegar a fin de mes por mis propios medios, sin necesidad de recurrir a la reclusión hogareña de finales de año pasado o los empréstitos del Fondo Monterario Familiar. Y la solución fue el pluriempleo. Concretamente, trabajo de recepcionista en una sala de exposiciones del edificio de la BNC durante las semanas, escribo artículos pagos para MH y redacto noticias culturales para el bisemanario Tribuna Cap de Setmana durante los días libres, toco bossa nova y jazz de fondo con un amigo chelista para un restaurant en Tarragona los fines de semana. A veces hago pis. Cuando tengo tiempo. La recompensa fue este lindo bebé, en oferta y estado cuasi-virginal después de dos años de uso.

El 2008 arrancó acompañado de una vida sentimental con niveles de agitación casanovesca, poligamia y festichola nunca antes visto ni oído para el antaño sacro-casto Chiquilín. Algunos sectores arguyen la elección de la barba frente al candado como un motivo principal. Juliette sostiene que estamos en temporada de exitosa infidelidad recíproca en nuestro siempre constante matrimonio beato. La cuestión fundamental está en que ninguno pille al otro haciendo chanchadas con algún ajeno en el sillón rojo del living. O que no rompamos nada de la diminuta ducha del loft, por desmadres pasionales. Se rumorea que la promiscuidad aún en las parejas beatas es insostenible y que vamos a pedir el divorcio para junio. Pero la realidad es que ella está muy cansada de mis caras malhumoradas por la mañana y de mi atrasadísima limpieza semanal de los domingos. Prometimos seguir viéndonos después de la división de bienes. En el fondo nos queremos.

Etiquetas:

9 Comments:

At 5:00 a. m., Blogger melquíades said...

Como siempre digo, las autobiográficas son -lejos- mis favoritas.

Y qué lindo es leer que vamos a teenrlo de vuelta por acá, pero más quedándose que de paso.

Un abrazo fuerte.

 
At 3:04 p. m., Blogger kariaco said...

Totalmente de acuerdo con Melquíades. Son las mejores y cuando no las hay se extrañan. Bienvenido entonces al sur, en el que sí se va el verano y el otoño parece que vino en tiempo y forma, por lo menos por este lado del Río y ayer... nunca se sabe qué pasará después.

 
At 9:47 p. m., Blogger jaqueca comunal said...

Yo hoy estuve en las cercanías de la hora completa por conseguir unas moneditas para el bondi, cuando me bajé un tipo me amenazó de cagarme a piñas; el motivo cuanto menos obscuro. Sostenía una nena en una mano y unos palos extraños de como aluminio agitables y agitados, muy a mi pesar aunque afortunadamente esquivados por mi persona. Su mujer a la izquierda también tenía un niño. Locación: en el medio de la avenida Centenario, con autos pasando de los dos lados.

No sé por qué te lo cuento, será para dejar bien claro que la ciudad está loca, un tanto enojada, nadie sabe bien qué está pasando pero de todas formas se me hace imposible no disfrutarla. ¿Qué voy con ese árbol, con esa persona, con esa calle? ¿Cómo voy a hacer para acercarme a los cincuenta y darme cuenta que al final nunca volví a Buenos Aires? Difícil.

 
At 4:35 a. m., Blogger jaqueca comunal said...

qué voy a hacer con ese árbol, etc. corregite

 
At 6:56 p. m., Blogger Mariana said...

qué gusto leer las autobiográficas realmente. Chiquilín casanovesco? Ver para creer, pero es sabido que hay tantos mundos posibles!
Espero que consiga una vivienda acorde a sus expectativas en los próximos tiempos, muy bonito su bebé nuevo.

un abrazo.

 
At 8:44 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Se puso heavy el Mikel este.

 
At 12:54 p. m., Blogger aristogat said...

te he echado (y en gerundio también) de menos!!

ai,casanova, casanova...

(sí que se ha puesto heavy el Mikel este, sí)

Un besaso, corasón

 
At 4:18 p. m., Anonymous Paola said...

puedo comprender a julia..

saludos.

 
At 4:19 p. m., Anonymous Paola said...

julia juliá juliette
nombres varios..

 

Publicar un comentario

<< Home