chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

martes, febrero 14, 2006

Le baiser o Una enorme metáfora IV


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


escultura: Le baiser, Auguste Rodin
texto: capítulo siete, Rayuela, Julio Cortázar

Etiquetas:

4 Comments:

At 11:25 p. m., Blogger alicia en el país said...

una vez, un señor que estaba en el MNBA en la sala de arte abstracto, cuidando creo, me empezó a hablar y me contó toda una historia de como la escultura del beso de Rodin en el museo argentino, era la original.
hmmmmmm... me quiso engrupir.

 
At 12:04 a. m., Anonymous Melquíades said...

1) Hermoso capítulo, excelente elección para "ilustrar" la foto.

2)Mepa que no la engrupieron, por lo que tengo entendido la original es la que está acá en Bellas Artes....¿O me engrupieron a mí también? =S

Un abrazo, señor!

 
At 12:54 a. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Wikipedia.org says:

Au total, Rodin a produit trois sculptures de grande taille en marbre du Baiser :

La première, commandée par le gouvernement français se trouve maintenant dans le Musée Rodin à Paris.

La deuxième, commandée par Edward Perry Warren se trouve dans la collection de la galerie Tate à Londres.

Une troisième copie a été mandaté par le collectionneur danois Carl Jacobsen, et se trouve dans le musée glyptique de Copenhague.

Une version en bronze se trouve dans le Jardin des Tuileries à Paris, elle a été récupérée en Allemagne après la Seconde Guerre mondiale.

 
At 6:41 p. m., Blogger Laumagog said...

Respecto a este grupo escultórico de Rodin, fijaos en una cosa. Resulta curioso que en esta escultura la figura masculina se muestre más tensa y reticente, mientras que ella se halla completamente entregada. No se trata de un gesto gratuito. En el fondo, lo que Rodin estaba plasmando en esta obra no era sólo la pasión arrebatada entre los amantes -"El beso" recrea la historia de amor entre Paolo y Francesca, los amantes de Ravena-, sino la que le unía a Camille Claudel, ante la cual él siempre se mostró más receloso (nunca llegó a abandonar a su mujer, Rose Beuret, por el amor de su joven amante), mientras que Camille se le había entregado sin límites ni trabas de ningún tipo. Años después Rodin y Claudel acabarían separándose, y ella expresó esta situación en otra obra, en respuesta a "El beso", de su maestro y amante. Primero la tituló "Sakountala". Después, "El abandono".
Y no fue la única obra de la escultora que se inspiró en ese amor a tres bandas cuyo ángulo central era Rodin, y Rose y Camille, las dos mujeres que se lo disputaban. Rose fue la compañera de toda la vida de Auguste Rodin, aunque no llegaron a casarse hasta el 29 de enero de 1917, cuando Rodin contaba con 77 años, y Rose, 73. Ella murió muy poco después, el 14 de febrero, y Rodin el 17 de noviembre del mismo año. Los enterraron juntos.
En otra obra de Claudel, "La arpía, el mentor y la muchacha", Camille expresaría todo el desasosiego y la impotencia que sentía ante esa situación ante la que no podía luchar.

 

Publicar un comentario

<< Home