chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

viernes, diciembre 15, 2006

Sobre mi Repelencia (I)

Me encanta ser el bibliotecario, con cara de mala leche, pedante y repelente que, cuando entra ese manojo de fashionable chicas poppies marujeando a lo loco y en voz alta, impone la dictadura del silencio con un sentencioso y represivo: «Shhht!» Y todas callan al unísono con una cara de miedo apabullante. Cada día tengo más claro que nunca seré un bibliotecario sexy entre las chicas de esta facultad de futuros médicos.

Etiquetas:

6 Comments:

At 12:36 p. m., Blogger Laumagog said...

Eso, eso, la dictadura del miedo. Sólo te faltan las gafas oscuras y la cara de pocos amigos para ser un auténtico "patriarca" latinoamericano.

 
At 1:14 p. m., Blogger Minerva said...

Jajajajajaja!!! Bien vendría que probaran ese corazón de azúcar detrás de la cara de pocos amigos, cómo se le desarmaría el personaje!
Igual, me encantaría experimentar esa sensación por una vez, al menos.

 
At 5:52 p. m., Anonymous melquíades said...

Jajajajajaja xD Me lo imagino, me lo imagino.

Coincido con Minerva, de cualquier forma. =P

Abrazo!

 
At 8:27 p. m., Anonymous Anónimo said...

Jajaja!

Ud se puede hacer el repelente y el represor frente a las poppies, pero no me puede negar que esas gafas que lleva le dan un touch de bibliotecario sexy!

(Además, acá todos sabemos que es un pan de dios en el fondo!)

 
At 1:58 a. m., Anonymous Sol! said...

Perro que ladra... jejejeje.
Ud. debe tener sus seguidoras, sí sí sí...

Besos!!!

 
At 5:07 p. m., Anonymous Anónimo said...

No, Chiquilín, ud. calle a la gente y es el bibliotecario sexy...

No hay cosa más desagradable que un muchacho joven en una situación de relativo poder sumamente accesible.

 

Publicar un comentario

<< Home