chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

martes, febrero 20, 2007

Mi paraíso perdido



A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto, vigía.

¿Adónde el Paraíso,
sombra, tú que has estado?
Pregunta con silencio.

Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.

Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,

me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados
en éxtasis el rumbo,

ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas

por andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas. Poco dicen.

Diluídos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.

Ya en el fin de la Tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,

muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.

¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué Confusión de siglos!

¡Atrás, atrás! ¡Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué Perdida mi alma!

-Ángel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno.

Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.

¡Paraíso perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.

Rafael Alberti, «Paraíso perdido», Sobre los ángeles

Etiquetas:

8 Comments:

At 5:26 a. m., Blogger Minerva said...

Mi libro de poesía preferido, si eso significa algo.

 
At 9:23 p. m., Blogger Ambar said...

Hermoso...

 
At 12:07 a. m., Blogger Sol! said...

En la blogsfera, siempre, las palabras justas.

Cariños.

 
At 12:08 a. m., Blogger Laumagog said...

EL ÁNGEL DEL MISTERIO

Un sueño sin faroles y una humedad de olvidos,
pisados por un nombre y una sombra.
No sé si por un nombre o muchos nombres,
si por una sombra o muchas sombras.
Reveládmelo.
Sé que habitan los pozos frías voces,
que son de un solo cuerpo o muchos cuerpos,
de un alma sola o muchas almas.
No sé.
Decídmelo.
Que un caballo sin nadie va estampando
a su amazona antigua por los muros.
Que en las almenas grita, muerto, alguien
que yo toqué, dormido, en un espejo,
que yo, mudo, le dije...
No sé.
Explicádmelo.

 
At 1:50 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Minerva: ¿Por qué no habría de significar? De hecho, pensé que su poemario favorito era el mismo que el mío, Poeta en Nueva York, pero veo que no somos almas gemelas. Igual estamos hechos el uno para el otro, no lo dude.

ambar: Precioso, sí, ¿habías leído a Alberti?

sol!: Siempre :)

laumagog: Precioso poema, ¿te gusta los «Ángeles bélicos»?

 
At 5:25 p. m., Blogger Laumagog said...

¿"Los ángeles bélicos"? La verdad es que bastante menos. Que opinen los demás:

LOS ÁNGELES BÉLICOS

Viento contra viento.
Yo, torre de mando, en medio.
Remolinos de ciudades
bajan los desfiladeros.
Ciudades del viento sur,
que me vieron.
Por las neveras rodando,
pueblos.
Pueblos que yo desconozco,
ciudades del viento norte,
que no me vieron.
Gentío de mar y tierra,
nombres, preguntas, recuerdos,
frente a frente.
Balumbas de frío encono,
cuerpo a cuerpo.
Yo, torre de mando, enmedio,
lívida torre colgada
de almas muertas que me vieron,
que no me vieron.
Vientro contra viento.

 
At 2:03 p. m., Blogger Minerva said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 2:03 p. m., Blogger Minerva said...

Yo también prefiero "El ángel del misterio". Tiene un par de imágenes maravillosas... "Que un caballo sin nadie va estampando / a su amazona antigua por los muros. / Que en las almenas grita, muerto, alguien / que yo toqué, dormido, en un espejo".
"Poeta en Nueva York" me gusta muchísimo (tanto como "Los placeres prohibidos" de Cernuda) pero Alberti es Alberti.

 

Publicar un comentario

<< Home