chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

lunes, abril 04, 2005

God still saves the Queen



Empty spaces - what are we living for?
Abandoned places - I guess we know the score
On and on, does anybody know what we are looking for?...


-Freddie, Brian, Roger, John-

Sábado por la noche. Llega la primavera y Barcelona está coqueta como le corresponde. Yo, cansado de tanto laburar, me voy a caminar por Plaça Espanya y el Montjuïc. Voy subiendo cuesta arriba y me encuentro con mucha gente que no pasea en vano, igual que yo. Todos tenemos una cita, una Seaside Rendezvous, con dos muchachos y un alma que los guía. La noche está estrellada y las puertas del estadio se abren. Adentro nos esperan...

Brian, tal como yo lo imaginaba, estuvo radiante toda la noche. Ahí, a sólo unos metros de mis anteojos que lo miraban y admiraban expectantes. Su guitarra tan única, más real que nunca. Su español, un tanto rústico y propio de un británico, esbozó un «quiero dedicar esta canción a Freddie...» y después su voz acarició la melodía de esa tan hermosa balada de desamor bautizada como Love of my life.

Roger también estuvo. Nos hizo cantar a todos ese hit ochentoso que salía en todas las Radio Ga-Ga del planeta, según me cuentan mis padres. Y tocó esa batería con el logo del Águila, que resurgía de las cenizas como el Fénix, coreando esos falsetes tan propios de él.

John faltó a la fiesta, nos decepcionó. Pero él tendrá sus motivos.

Y Freddie, -lo sé, estoy seguro-, estuvo ahí toda la noche. Su espíritu brotaba de cada canción, en cada rincón de la gente que lo coreaba. Su imagen estuvo ahí, quizá plasmada en un proyector de imagen y sonido, cuando todos entonamos Bohemian Rhapsody en una especie de rito que desafiaba el tiempo de veinte años, el espacio de unos cuantos kilómetros de distancia hasta Wembley, y las mismísimas leyes de la vida y la muerte.

Hubo sucedáneos. Gente que se atrevió a suplantar a Freddie. No los juzgo. Alguien tenía que intentarlo, imagino que no será una tarea fácil. Nadie nunca le va alcanzar los tobillos al mejor cantante de la historia del rock.

Quizás porque mi adolescencia se puede resumir en la melodía de Old-fashioned lover boy o en la polifonía de melodías que es esa obra de arte suprema titulada The march of the Black Queen. Quizás porque no puedo sentir más tristeza que cuando escucho otra canción que no sea My Melancholy blues. Quizás porque siempre me quedaré con las ganas de tocar bien el riff de Ogre battle o porque nunca voy a aprender a tocar el solo de Millionaire Waltz. Quizás porque no pude evitar llorar y sentir nostalgia de un tiempo que no viví, cuando oí a Brian cantar These are the days of our lives. Quizás porque no hubo nada más mágico que saltar al compás de la distorsión de una guitarra tocando Tie your mother down o I want it all. Quizás porque cada vez que voy a salir con una chica escucho antes Somebody to love. Quizás porque no encuentro un poema que pueda resumir tan bien lo que me pasó estos últimos años como Leaving home ain't easy. Quizás porque no hay mejor testamento para un músico que Innuendo. Quizás por todas esas razones juntas, después de tantos años de sueños y anhelos porque llegara *esta* noche, nunca me voy a olvidar del recital que Queen ayer le dio a mis oídos.

Etiquetas: ,

3 Comments:

At 5:37 a. m., Blogger Andy said...

Que puedo decir...

Queen es mi vida. Fue mi vida. Por queen soy musico, por queen conocí la belleza y la complejidad de la musica, por queen es que compongo y por queen es que siempre amaré la musica.

La mejor banda de rock de toda la historia, y una de las cosas mas hermosas que hay en mi historia. Queen en mi vida está ligado a la simple felicidad.

Un abrazo, y no sabe todo lo que me emociona leer en su blog sobre las mismas canciones que me produjeron esos mismos sentimientos que a usted.

Que envidia por el concierto, además.

"Messenger from seven seas has flown
To tell the king of Rhye he's lost his throne
Wars will never cease
Is there time enough for peace?
The lily of the valley doesn't know"

 
At 2:29 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Otro abrazo, muchísimas gracias por estas líneas tan lindas, Andy.

Leer en tu blog a mí también me emociona.

Saludos,

'I lie in wait with open eyes
I carry on through stormy skies
I follow every course
My kingdom for a horse
But each time I grow old
Serpent of the Nile
Relieve me for awhile
And cast me from your spell and let me go'

 
At 2:04 a. m., Blogger Mia said...

Yo también he crecido al ritmo de Freddy Mercury :D

 

Publicar un comentario

<< Home