chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

viernes, julio 07, 2006

Antología de Sonetos Grossos VI

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora, a su afán ansioso lisonjera;

mas no de esotra parte en la ribera
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama el agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
venas, que humor a tanto fuego han dado,
medulas, que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo, «Amor constante más allá de la muerte».

Etiquetas:

8 Comments:

At 5:24 p. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Dijo Borges que estos tercetos son «el mayor sentir español».

 
At 7:07 p. m., Blogger Laumagog said...

Soberbios, sí, pero... ¿me permites un comentario impertinente? Evita las mayúsculas al principio de los versos, en el caso de Quevedo resulta incorrecto. Y es "medulas", no "médulas": en el s. XVII esa palabra era llana.
(Ah, y ya que citas a Borges indica dónde encontrar el texto para que el respetable también pueda disfrutar de sus comentarios, hombre.)

 
At 8:58 p. m., Blogger Ca said...

ay ay ay

 
At 1:14 a. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Me encantan los comentarios impertinentes y la repelencia ortotipográfica y literaria. Pero no se me ponga estricta, mujer, que esto es un blog apenas con pretenciones literarias, no un documento filológico :-)) De todas maneras, tiene usted razón en todo lo que dice. El comentario de Borges está en la recopilación de ensayos El idioma de los argentinos, «Un soneto de Francisco de Quevedo», Alianza: Madrid, pp. 67-74.

 
At 2:06 a. m., Blogger Laumagog said...

(Y yo que creía que estaba en Otras inquisiciones... pero no, en ese capítulo no aparece el comentario que citas).
Bueno, sorry por la repelencia, pero es que a Quevedo hay que tratarle de usted (que a mí no ¿eh? no es necesario ¿por qué os empeñáis los argentinos en tratar de usted?)
Modificarás esos "detallitos de nada" en la transcripción del poema ¿verdad?

 
At 5:35 a. m., Blogger Chiquilín de Bachín said...

Eso de tratar de «usted» lo heredamos irreversiblemente de los colombianos. Nosotros hablamos de «vos», pero eso no hace falta que te lo cuente. Pero por escrito, me encanta tratar a los demás de «usted»... le da como una solemnidad encantadora al asunto :-)) Bueno, va, voy a cambiar los detallitos de nada pronto.

 
At 7:21 a. m., Anonymous Melquíades said...

Dos cosas:

1) Grosso grosso el soneto de Quevedo. Me hizo acordar a mi abuela recitándomelo cuando era un borrego.
2) A mí también me encanta tratar de usted, pero sólo a aquella gente que se espera que uno trate de vos y siempre más en joda que en serio.

Un abrazo!

 
At 4:31 p. m., Blogger tusitala said...

Creo que yo heredé el placer de hablar a la gente de usted en joda de los argentinos y la sensación extraña y poco agradable de que me hablen de usted a mi de los españoles. Cosas del mestizaje cultural, creo.

Sobre el poema: con lo que me gusta la poesía ¿por qué todavía me resulta tan difícil el soneto?

 

Publicar un comentario

<< Home