chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

miércoles, enero 24, 2007

Sobre mi repelencia (III)

En su habitación compartida, M. y Chiquilín no se pueden dormir e inevitablemente caen en las conversaciones trascendentales de todas las noches.

M: Mañana más.
Ch: Eso es discutible.
M: ¿Cómo?
Ch: Dejá, es muy feo lo que voy a decir.
M: ¿Qué?
Ch: Que mañana también puede ser menos.
M: Dios, Fabri, cuánto piensas...
Ch: Es mi sentido trágico de la vida.
M: ¡Hay que ser más frívolos!
Ch: Después de haber leído a Nietzsche, a Schopenhauer, a Unamuno...
M: ¡Dios!
Ch: Pobre Kierkegaard...
M: Mira que eres pedante, Fabri, ¿eh? Irte a dormir lamentándote por Kierkegaard... madre mía.

4 del pueblo quieren saber de qué se trata

sábado, enero 20, 2007

De exámenes y ratos de recreo III

La honestidad de un intelectual, y especialmente la de un filósofo, se puede medir hoy de acuerdo con la posición que adopta ante Nietzsche y Marx. El que no admite que hay importantes partes de su propia obra que no habría podido elaborar sin el trabajo previo realizado por ambos pensadores se engaña y engaña a los demás. El mundo en el que espiritualmente existimos es un mundo marcado en gran parte por el sello de Marx y de Nietzsche.

Max Weber

Etiquetas:

5 del pueblo quieren saber de qué se trata

jueves, enero 18, 2007

C. Eastwood Rules



Etiquetas:

4 del pueblo quieren saber de qué se trata

So Lonely (IV)

Llegó el invierno. Los exámenes se van acabando. Y el frío empieza a calar.

Parafraseando a f!: Eso. Nada más.

Yo puedo beber
puedo deshacer
mi alma en un segundo
y puedo escribir
muy lejos de mí
puedo darte el mundo
mientras te reís
y me hacés sufrir,
loca, es tan absurdo.
yo te di un lugar,
yo te di mis manos,
y que estemos juntos.
Te podés pirar
te podés mojar
no podés callarte.
Pero, nena, igual
yo sé que al final
puedo imaginarte.
Vas a ser feliz
vas a darme a mí
algo de tu sangre
Vamos a entender
que acabó el ayer
sólo me dejaste.
Todas las figuras
que se vuelven hacia mí
son las sombras de un hechizo que pasó,
todos los momentos en los que te hice feliz
son los restos de nuestro amor

Etiquetas:

8 del pueblo quieren saber de qué se trata

viernes, enero 12, 2007

De exámenes y ratos de recreo II

El error clave que se comete al considerar la Revolución francesa se resume en lo siguiente: todo el mundo habla sobre ella como de la introducción de una nueva idea. No era la introducción de una nueva idea: no hay ideas nuevas. Y en caso de que las haya no provocarían a menor irritación si fueran introducidas en la sociedad politica ya que, no habiéndose acostumbrado a ellas el mundo, no existiría una masa de hombres dispuestos a luchar por ellas en el momento mismo en que aparecieran. Lo que resulta irritante acerca de la Revolución francesa es que en realidad no se trataba de la introducción de un nuevo ideal, sino de la realización práctica de uno muy antiguo. Desde los tiempos de los cuentos de hadas, los hombres habían creído siempre en la igualdad, siempre pensaron que debía hacerse algo, dentro de lo posible, para restablecer el equilibrio entre Cenicienta y las horribles hermanas. Lo irritante acerca de los franceses no es que dijeran que debía hacerse algo al respecto; todo el mundo lo decía. Lo irritante acerca de los franceses fue que lo hicieron. Propusieron llevar a cabo un esquema positivo lo que había sido la visión de la humanidad; y la humanidad se molestó con razón. Los reyes de Europa no hicieron la guerra a la Revolución porque fuera una blasfemia, sino porque era una máxima copiada con demasiado esmero en un cuaderno de ejercicios. Se trataba de un lugar común, que siempre habían considerado en abstracto, puesto inesperadamente en práctica. Los tiranos no odiaban la democracia porque fuera una paradoja, la odiaban porque era un axioma que amenazaba con hacerse realidad.

G. K. Chesterton, «Crítica y apreciaciones de las obras de Charles Dickens»

Etiquetas:

1 del pueblo quieren saber de qué se trata

lunes, enero 08, 2007

De exámenes y ratos de recreo

In Buenos Aires, however, Africans lived and worked together, and formed cabildos and cofradías based on individual ethnic groups. As in Uruguay, black Argentines fought in large numbers in the wars of colonial independence. Many became gauchos, and some of the best song improvisers or payadores were African origin. Black gauchos appear in Gaucho literature, from Martin Fierro to Santos Vega. Following the abolition of slavery and independence from Spain, Afro-Argentines freely organized dances and carnival comparsas, bringing their language and culture before the masses of Argentine society [...] Although most blacks lived marginally, working as labourers, itinerant vendors, servants, coachmen and the like, they were everywhere in Buenos Aires, and their tango originated among Africans in the River Plate region, although the word itself had previously been used in Andalusia. The typically River Plate word mucama "female domestic servant" is also of African origin.

John Lipski, Latin American Spanish.

Etiquetas:

2 del pueblo quieren saber de qué se trata

sábado, enero 06, 2007

England, England (II)

What a pleasure it would be,
chatting so delightfully,
nanny bakes, fairy cakes,
every Sunday morning.

Miles of miles of English garden,
stretching past the willow tree,
lines of holly, hocks and roses,
listen most attentively.




Etiquetas:

1 del pueblo quieren saber de qué se trata

jueves, enero 04, 2007

Queridos salingerianos y salingerianas

El Lector ileso, Portnoy y j., han propuesto un «(potencialmente fallido) proyecto» del que participaré gustoso. Quien quiera, que se sume también. Mer: no puede decirnos que no.

3 del pueblo quieren saber de qué se trata

miércoles, enero 03, 2007

Sobre mi repelencia (II)

Estudiante Poppie de medicina: Tengo que devolver estos libros... en realidad era para la semana pasada, pero me he liado y se me ha olvidado.
Chiquilín: Bueno, ¿sabés que vas a tener multa?
E: Pero... ¿de cuántos días?
Ch: Son dos libros, cuatro días de retraso... suman... veinticuatro días sin poder llevarte libros.
E: ¿Y no puedes hacer nada?
Ch: No.
E: [Con cara de doy mucha pena] Sí que puedes, va...
Ch: Si lo hago con vos, lo tengo que hacer con todo el mundo.
E: ¡Te invito a un café! Me sacas la multa y te juro que te pago un café.
Ch: No, no, gracias.
E: ¡Va! Jo... sí que puedes hacer algo... [Intensifica la cara]
Ch: ¿Necesitás sacar libros porque tenés exámenes este mes?
E: Claro... [Más intensidad]
Ch: Bueno, te la saco pero no le digas a nadie que lo hice y prestá más atención para la próxima.
E: Oh, qué majo eres, ¡muchas gracias!
Ch: [Ruborízase sin perder la compostura ni la seriedad moral que el momento exige].
E: ¿Seguro que no quieres un café?
Ch: No, ya está, ya te la saqué.
E: ¿Pero seguro?
Ch: Seguro.

Etiquetas:

4 del pueblo quieren saber de qué se trata

martes, enero 02, 2007

borgiana o catarsis autobiográfica (V)

El arrabal es el reflejo de nuestro tedio.
Mis pasos claudicaron
cuando iban a pisar el horizonte
y quedé entre las casas,
cuadriculadas en manzanas
diferentes e iguales
como si fueran todas ellas
monótonos recuerdos repetidos
de una sola manzana.
El pastito precario,
desesperadamente esperanzado,
salpicaba las piedras de la calle
y divisé en la hondura
los naipes de colores del poniente
y sentí Buenos Aires.
Esta ciudad que yo creí mi pasado
es mi porvenir, mi presente;
los años que he vivido en Europa son ilusorios,
yo estaba siempre (y estaré) en Buenos Aires.

Etiquetas:

0 del pueblo quieren saber de qué se trata