chiquilín de bachín

—El mundo es la suma del pasado y de lo que se desprendió de nosotros— Novalis

jueves, agosto 31, 2006

Calles y sueños

Tu espalda es el ocaso de septiembre,
un mapa sin revés ni marcha atrás,
una gota de orujo acostumbrada
al desdén de la mar.

Tiene la vida un lánguido argumento
que no se acaba nunca de aprender,
sabe a licor y a luna despeinada
que no quita la sed.

La noche ha consumido sus botellas
Dejándose un jirón en la pared.
Han pasado los días como hojas
de libros sin leer.

Agosto se murió con el verano y la gente va volviendo a Barcelona de sus vacaciones. Los turistas no se van. Yo acabo de llegar. Sants es un barrio obrero y silencioso. Pienso en su análogo porteño; no lo encuentro. Se me ocurre que es Once, por la estación de trenes y el mestizaje étnico. Pero no es tan céntrico, sino que está más bien en la frontera donde la ciudad se termina. Pienso en Liniers, entonces, pero en seguida me acuerdo de las distancias insalvables. No me decido por ninguno de los dos. Mi departamento está sobre una rambla. En la rambla hay un supermercado barato, una panadería, un estanco de tabacos, una heladería y —fundamental— un kebab, del que definitivamente seremos clientes asiduos. La boca del subte está cerca y hay seis paradas hasta la facultad. Las calles están inundadas por inmigrantes de todos lados y las obras para el tren de alta velocidad que va a conectar Barcelona con Madrid.

Mi departamento no es grande, ni chico, pero entramos bien cinco personas. Desde el balcón se ve el Tibidabo, la Plaça Espanya, el Montjuïc —«Monte judío», en catalán medieval— y una torre eléctrica que mi compañero de habitación bautizó como la-torre-cancerígena-que-repartirá-nuestros-futuros-tumores. Mi habitación tampoco es grande ni chica, pero cabemos los dos que dormiremos ahí. Cada uno tiene una cama, un escritorio y una biblioteca que llenaremos de libros que querremos devorar en días pero que apenas podremos leer en meses. Somos tres estudiantes de letras y dos de ingeniería. Uno de Madrid, tres de Barcelona y uno de Buenos Aires.

Después de conocer el departamento, E., mi vecina con rulos y con promotor Boylan, me lleva a hacer un recorrido introductorio por el barrio. Más tarde me cocina el almuerzo y me da algunas breves clases aceleradas de gastronomía esencial. Mientras, divagamos sobre Kafka, Salinger, el psicoanálisis, las películas de Fellini y su crisis neurótica de recién licenciada. Cuando comemos, vemos los Simpsons. E. está muy contenta con su nuevo vecino. Por la tarde veo a J., a.k.a la chica difícil de conquistar, y portadora también de rulos voluptuosos. Empapelamos de currículums las empresas de traducción e interpretación y terminamos hundiéndonos por el Raval y el Barrio Gótico. Nos enamoramos en algún café por unas horas. Pero J. también tiene un promotor Boylan y da excusas malas e inverosímiles a mi invitación de seguir la tarde en el cine que da películas en versión original con subtítulos. Yo no insisto y finjo creérmelas como un duque. La despido en el subte y me voy a hacer las últimas averiguaciones antes del anochecer: computadoras, clubes de natación, escuelas para estudiar francés. El martes me mudo. Va a ser un año inolvidable.


Etiquetas:

10 del pueblo quieren saber de qué se trata

lunes, agosto 28, 2006

Transoceánica

Voy en este vuelo transoceánico
oyendo tus versos melancólicos
dejando que el sonido de tu voz
te traiga así, del modo más enérgico

Drexlerianas y drexlerianos del mundo: Acá pueden escuchar «Transoceánica», el primer corte musical del último disco, 12 segundos de oscuridad, que sale el 18 de septiembre. Súmense a los ansiosos que estamos contando los días.

4 del pueblo quieren saber de qué se trata

sábado, agosto 26, 2006

Sobre el sincretismo

Cada elevación de los Andes, por chiquita que sea, tiene su diosecillo protector. Cuando llegaron los españoles y destruyeron los ídolos y las huacas y bautizaron a los indios y prohibieron los cultos paganos, creyeron que estas idolatrías se acabarían. Lo cierto es que, entreveradas con los ritos cristianos, siguen vigentes.

Mario Vargas Llosa, Lituma en los Andes

Etiquetas:

7 del pueblo quieren saber de qué se trata

miércoles, agosto 23, 2006



Entonces jura que ahora sí que va a vivir,
entonces jura que más nunca va a salir,
que esta vez sí es la última en el mar.
Y pasa el tiempo y no ve el día de volver.
Y pasa el tiempo, entre peligros, sin mujer.
Y pasa el tiempo, que no deja respirar.

Etiquetas:

5 del pueblo quieren saber de qué se trata

lunes, agosto 21, 2006

Job, sweet job

Primer fin de semana de vuelta en el añejo videoclub. Es dulce reencontrarse con estas entrañables notas en las fichas de los clientes:

HE LEIDO EN EL DIARIO Y ESTE TIO ES ALGO DEL PARTIDO SOCIALISTA!!! LADRON!!! YA QUE ENVIA CARTAS AL DIARIO FAVORECIENDO A LOS TRANSEXUALES Y MARICONADAS TOMANDO COMO MODELOS A HOLANDA Y CANADA QUE DIGA ALGO DE LA MARIHUANA!!! LISTO!!!

Con mi psicoanalista buscábamos alguna causa para mi síntoma de malestar existencial. Creo que la encontré: estaba echando de menos a H. profundamente.

Etiquetas:

5 del pueblo quieren saber de qué se trata

jueves, agosto 17, 2006

Mr. Leopold and Mrs. Molly III o Intento Fallido I

Mrs. Molly: Uff... qué sueño... hoy cuando llegue a casa dormiré hasta hartarme.
Chiquilín: Y mañana que es sábado y tenés día de fiesta, ¿también te la vas a pasar durmiendo?
Molly: Hombre, ¿lo dudas?
Ch: Es decir que no voy a poder saldar mi deuda de tres cortados invitándote a tomar un helado.
Molly: Hoy te cobraré, así no tienes ninguna deuda.
Ch: Bueno, pero...
Molly: Y el croissant también.
Ch: No hay problema, pero mañana, entonces... ¿vas a dormir toda la tarde?
Molly: Por la mañana dormiré y por la tarde ya tengo planes. Muchas gracias, igualmente.

8 del pueblo quieren saber de qué se trata

1936-2006: Semana lorquiana



No quiero que me repitan que los muertos no pierden la sangre;
que la boca podrida sigue pidiendo agua.
No quiero enterarme de los martirios que da la hierba,
ni de la luna con boca de serpiente
que trabaja antes del amanecer.

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que hay un establo de oro en mis labios;
que soy el pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.


«Gacela de la muerte oscura», Diván del Tamarit.

Cuando yo me muera
enterradme con mi guitarra
bajo la arena.

Cuando yo me muera,
entre los naranjos
y la hierbabuena.

Cuando yo me muera,
enterradme, si queréis,
en una veleta.


«Memento», Poema del cante jondo.

Madre, cuando yo me muera,
que se enteren los señores.
Pon telegramas azules
que vayan del Sur al Norte.


«Muerto de amor», Romancero gitano

El sábado se cumplen 70 años. Hoy, jueves, a las 20.30 hora española, recordamos en la radio a Federico, el Poeta de Granada, de Nueva York y del mundo entero.

Etiquetas:

3 del pueblo quieren saber de qué se trata

lunes, agosto 14, 2006

Staccato

We are living in an age of staccato, not legato.
This we must accept. But this does not mean
that out of this very staccato utterance
something beautiful might not be evolved.

Jacob Gershowitz a.k.a George Gerswhin

Etiquetas:

4 del pueblo quieren saber de qué se trata

jueves, agosto 10, 2006

Una elegía

Tú me recuerdas las calles de La Habana Vieja,
la Catedral sumergida en su baño de tejas.
Tú me recuerdas las cosas, no sé, las ventanas,
donde los cantores nocturnos cantaban
amor a La Habana, amor a La Habana

Hace poco más de dos años, Aleida Guevara, la hija de Ernesto, vino a mi facultad a dar una conferencia sobre la situación actual en Cuba. En la ronda de preguntas, Chiqulín se animó a interrogar qué sucedería cuando Fidel acabara su mandato. Aleida contestó:

—Usté es muy fino, querido, porque lo que usté me está queriendo preguntar es qué va a suceder cuando Fidel se nos muera.

La carcajada fue exageradamente generalizada. Aleida continuó:

—Pues bien, sepa que estamos organizados para cuando eso ocurra. No tenemos miedo, estamos preparados.

Chiquilín ahora interroga, ¿será cierto?

Etiquetas:

18 del pueblo quieren saber de qué se trata

martes, agosto 08, 2006

Mr. Leopold and Mrs. Molly II

Mrs. Molly: ¿Ya son las siete? No ha venido nadie en todo el día... Nadie importante, ni interesante...
Chiquilín: Sólo clientes pesados que vienen a molestarte.
Molly: Claro, que se quedan aquí una hora y media y sólo consumen un cortado, que no pagarán, por supuesto, porque no los dejaré de nuevo. Por cierto, ¿te he explicado que me quiero presentar a un concurso literario?
Ch: ¿Escribís?
Molly: Sí, pero shhh... es un secreto.
Ch: ¿Qué escribís? ¿Poesía?
Molly: Bueno, sí, de todo un poco, pero no soy muy buena.
Ch: Tranquila, no te voy a pedir que me muestres ningún texto tuyo hoy.
Molly: Te mueres de ganas.
Ch: Exacto. Y por eso voy a empezar a pedírtelos recién a partir de la semana que viene.

13 del pueblo quieren saber de qué se trata

domingo, agosto 06, 2006

Un brevísimo lapso de estado de gracia II

Con el anhelo dirigido hacia ti
yo estaba sólo, en un rincón del café
cuando de pronto oí unas alas batir,
como si un peso comenzara a ceder

Tal vez fue algo de la puesta de sol,
o algún efecto secundario del té,
pero lo cierto es que la pena voló
y no importó ya ni siquiera por qué

Se va, se va, se fue...


Listo. Renuncié *para siempre* —y sean ustedes testigos de esta declaración tajante— a llevar bandejas y platos. Ya ahorré todo lo que necesitaba para pagarme el departamento por todo el curso y puedo regresar al Videoclub. Tendré que volver de Barcelona a Tarragona todos los fines de semana para trabajar allí y soportar de nuevo a mi querida compañera franquista. Pero *QUÉ* alivio. Y como frutillita del postre, Mrs. Molly me invitó un cortado. Nada. No me puedo quejar más. Chau, me voy a disfrutar del verano. Y aguante Aristóteles.

Realismo aristotélico 2. Idealismo platónico 1.

Etiquetas:

19 del pueblo quieren saber de qué se trata

sábado, agosto 05, 2006

Mi familia en una diáspora latinoamericana

Reacciones telefónicas de diferentes miembros de mi familia ante la flamante noticia: finalmente me voy a vivir a Barcelona en septiembre.

Chiquilín: ¡Conseguí departamento!, voy a compartirlo con cuatro amigos.
Padre. México: Bárbaro, así aprendés a convivir con el olor a pata de los demás.

Chiquilín: ¡Conseguí departamento!, voy a compartirlo con cuatro amigos.
Hermana. Buenos Aires: ¡Ay, no!, va a ser re triste ahora... Ay, no, va a ser re aburrido.

Chiquilín: Eu vou morar com quatro amigos em Barcelona!
Abuela. Sâo Paulo: Vai não! Você não pode deixar a sua mãe sozinha!

13 del pueblo quieren saber de qué se trata

miércoles, agosto 02, 2006

Dosis de lucidez nietzscheana

En este sentido el hombre dionisíaco se parece a Hamlet: ambos han visto una vez verdaderamente la esencia de las cosas, ambos han conocido, y sienten náusea de obrar; puesto que su acción no puede modificar en nada la esencia eterna de las cosas, sienten que es ridículo o afrentoso el que se les exija volver a ajustar el mundo que se ha salido de quicio. El conocimiento mata el obrar, para obrar es preciso hallarse envuelto por el velo de la ilusión —ésta es la enseñanza de Hamlet, y no aquella sabiduría barata de Juan el Soñador, el cual no llega a obrar por demasía de reflexión, por exceso de posibilidades, si cabe decirlo así; no es, ¡no!, el reflexionar— es el conocimiento verdadero, es la mirada que ha penetrado en la horrenda verdad lo que pesa más que todos los motivos que incitan a obrar, tanto en Hamlet como en el hombre dionisíaco. Ahora ningún consuelo produce ya efecto, el anhelo va más allá de un mundo después de la muerte, incluso más allá de los dioses, la existencia es negada, junto con su resplandeciente reflejo en los dioses o en un más allá inmortal. Consciente de la verdad intuida, ahora el hombre ve en todas partes únicamente lo espantoso o absurdo del ser, ahora comprende el simbolismo del destino de Ofelia, ahora reconoce la sabiduría de Sileno, dios de los bosques: siente náuseas. Aquí, en este peligro supremo de la voluntad, aproxímase a él el arte, como un mago que salva y que cura: únicamente él es capaz de retorcer esos pensamientos de náusea sobre lo espantoso o absurdo de la existencia convirtiéndolos en representaciones con las que se puede vivir: esas representaciones son lo sublime, sometimiento artístico de lo espantoso, y lo cómico, descarga artística de la náusea de lo absurdo.

Friedrich Nietzsche, El nacimiento de la tragedia

Etiquetas:

1 del pueblo quieren saber de qué se trata